COMO CONTROLAR EL MIEDO DE IR AL DENTISTA


Una de cada cuatro personas teme visitar al dentista

“Hay personas que tienen tal fobia al dentista que no lo han visitado en años”. Ese miedo al dentista puede deberse a varias causas: el miedo a que el tratamiento sea doloroso, miedo al dentista por el uso de agujas o el rechazo a los ruidos y los olores de un consultorio dental, que pueden traerle malos recuerdos por experiencias pasadas.

Visitar al dentista no tiene por qué ser tormentoso “Las clínicas dentales de la actualidad son ambientes mucho más amigables” aunque todavía están presentes los olores y sonidos de un consultorio dental, pero todo es más cómodo que antes:

  • Música relajante de fondo.
  • Instrumentos menos ruidosos.
  • Tonos de pintura en el consultorio más suaves.
  • Anestésicos más eficientes.

Además en estos tiempos los dentistas entienden mejor los temores y ansiedades que sienten los pacientes y pueden aliviar su estrés con un trato amable.

Si esto no relaja su ansiedad, temor y estrés de visitar al dentista, entonces puede intentar seguir estos 8 consejos para controlar el miedo de ir al dentista.

1.- Busca un dentista comprensivo

Puedes preguntar a tus amigos y conocidos sobre sus experiencias al acudir al dentista, que te platique sobre el carácter o trato que recibió al ser atendido. Si uno de tus amigos o conocidos te proporciona las palabras clave: amigable, comprensivo, no sufrí dolo. Entonces ese dentista puede ser el indicado.

2.- Visita la clínica antes de la primera consulta

Puedes ir a ver el lugar, ver cómo se comporta la recepcionista, la manera en que reciben a los pacientes. Puedes también comentarles sobre tu miedo al dentista, tu ansiedad, ellos lo tendrán en cuenta al atenderte o posiblemente lo remitan a un consultorio dental especializado en pacientes ansiosos.

 3.- Agenda tu cita por la mañana.

Así la ansiedad que sientas durante el día será menor ya que no tendrás tiempo de pensar en que debes ir al dentista durante la tarde.

4.- No llegues antes de tiempo a tu cita

Intenta llegar puntual, no llegues más temprano de tu hora de consulta. Así no tendrás que esperar en la sala de espera, esto podría aumentar su ansiedad.

5.- Planea una consulta de prueba.

Si nunca has ido al dentista no pienses en comenzar con tratamientos como: empastes, endodoncias y cirugías. La primera visita puede ser una revisión o una limpieza, en general procedimientos que no sean tan invasivos así puedes aprovechar la oportunidad para conocer un poco más a tu dentista.

6.- Señales de alerta.

Puedes acordar con tu dentista una señal que puedas hacer con las manos o los ojos, para en caso de que sientas molestia o dolor puedas indicarle al dentista y que este se detenga.

7.- Lleva música para relajarte.

El tiempo se te pasará mucho más rápido y probablemente no escuches tanto los sonidos que te generan ansiedad.

8.- Ahorre con tiempo.

Después de tu visita de prueba pide un presupuesto sobre su tratamiento y en base a eso comienza un ahorro o que te proporcionen un plan de pago, así no se sentirá preocupado ni con la ansiedad que genera el pagar un servicio en caso de que sea costoso.